ANATOMIA


ANATOMIA  REPRODUCTIVA


El tracto reproductivo de la yegua se encuentra  suspendido por una lámina doble del peritoneo   que sostiene los ovarios, oviductos, útero, cérvix y parte anterior de la vagina, denominada  ligamento ancho, el cual se une  a la pared abdominal en la región sublumbar, dorsalmente a la vejiga. Igualmente el ligamento  ancho aloja el sistema vascular, el drenaje linfático y los nervios.


Los ovarios están contenidos en la parte anterior del ligamento ancho denominada  mesovario en la región sublumbar 5 a 10 cm directamente anteriores al tercio superior de la espina ilíaca, a un través de mano por detrás de los riñones y un través de mano de la línea media. Se reconocen como estructuras de forma oval irregular de consistencia firme. Sus dimensiones varían entre ellos mismos y en cada animal, dependiendo del tamaño del cuerpo, edad, etapa del ciclo estral. El ovario izquierdo es más grande que el derecho en prácticamente todas las yeguas, convencionalmente en promedio miden 5 a 8 cm de longitud por 2 a 4 cm de diámetro. La amplitud con que se movilizan los ovarios está limitada por la longitud del mesovario y la posición del útero.


Los oviductos o salpinx se encuentran cubiertos por una capa serosa delgada del ligamento ancho llamada mesosalpinx la cual no solo sostiene los oviductos sino que sirve de bolsa o bursa que rodea el ovario. La parte anterior u ovárica del oviducto llamada infundíbulo, tiene  forma de embudo, su superficie está cubierta por un gran número de proyecciones aterciopeladas denominadas fimbria. Esta fimbria incrementa el área del infundíbulo  lo que facilita el englobamiento o cubrimiento de la superficie del ovario al momento de la ovulación de tal manera que el ovulo liberado durante la misma tiene una alta posibilidad de ser dirigido dentro del oviducto.


El infundíbulo conduce directamente a la porción delgada del oviducto llamada ámpula, la cual constituye más de la mitad de la longitud del oviducto y se une con el itsmo del oviducto. La ámpula tiene un diámetro relativamente grande, con su parte interna caracterizada por la presencia de pliegues de la mucosa con abundante epitelio ciliar. En la yegua la unión de la ámpula con el itsmo sirve de punto de control permitiendo solamente el paso de oocitos fertilizados dentro del itsmo y eventualmente dentro del útero.


El itsmo tiene un diámetro menor al de la ámpula y su punto de unión con el útero se denomina unión uterotubar. La principal función del oviducto es el transporte de los gametos al sitio de fertilización, la cual tiene lugar en la ámpula. El transporte de los gametos dentro del oviducto requiere que los espermatozoides y el ovulo se muevan en direcciones opuestas de tal manera que se encuentren en la ámpula, mediante el denominado movimiento reológico.


El útero es bicornual y posee un cuerpo relativamente grande y cuernos pequeños, los que se unen al cuerpo casi perpendicularmente, siendo estos aplanados dorsalmente. El borde anterior de los cuernos y el cuerpo se encuentra a nivel del reborde pélvico, donde forma un arco casi paralelo al formado por las espinas ilíacas y el pubis.

Los cuernos son convexos, con la curvatura mayor dirigida hacia el frente, hacia abajo y lateralmente. Tienen forma ligeramente cónica, midiendo 10 a 16 cm de largo y 2 a 3 cm de ancho en su extremo ovárico, siendo más anchos en su unión con el cuerpo. El grosor del borde anterior es el mismo al del cuerpo y se unen en su base por medio del ligamento intercornual, en donde se aprecia una marcada bifurcación.  Su consistencia varía dependiendo de la etapa reproductora y del ciclo estral.
El cuerpo mide 15 a 20 cm de longitud y su grosor en el extremo anterior es de 4 a 6 cm, estrechándose a medida que se acerca al cérvix siendo su grosor de 2 a 3 cm.

El cérvix mide de 6 a 8 cm de largo y tiene la forma de un semicono plano. La porción anterior más ancha se une al cuerpo del útero sin existir una delimitación precisa. La extremidad posterior se conoce como orifico del cérvix o portio, el cual se protruye en la parte anterior de la vagina formando el fornix vaginal. Posee varios pliegues longitudinales siendo su pared relativamente delgada con muy poco tejido conectivo.
El cérvix de la yegua es suave durante el celo permitiendo durante la cópula que el pene del reproductor haga presión sobre el mismo y el semen sea impelido con fuerte presión dentro del útero al momento de la eyaculación.

La vagina es el órgano copulatorio además de ser el sitio de la expulsión de orina durante la micción. Tiene una gran actividad secretora dependiendo del estado endocrino de la hembra, siendo mayor durante el período de estro de predominancia estrogénica  durante la cual el epitelio escamoso estratificado  se engrosa notoriamente protegiendo el interior de la misma durante la copula,  además de prevenir que los microorganismos  logren penetrar a la zona vascular de la submucosa.  La vagina tiene actividad pasiva durante el parto siendo parte importante del canal del parto.


La vulva constituye la parte externa del tracto reproductivo, consta de dos labios que se encuentran en la porción media del tracto para formar dos comisuras en el sitio de unión. En condiciones normales los labios forman un cierre que minimiza la entrada de material extraño dentro de la vagina, por medio de los músculos constrictores de  la vulva. En la parte  de la comisura ventral se encuentra la fosa del clítoris

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada